Young, Gay, and Latino in America

Alianza Latina’s Christian Alejandro Real Merino is working to bridge a cultural divide and build up a community along the way.

Mi nombre es Christian Alejandro Real Merino. Soy de Ixtacuixtla, Tlaxcala, México, y llevo viviendo en los Estados Unidos por casi cinco años. Cuando llegué a Madison, Wisconsin, hace cinco años, nunca me imaginé que mi vida iba a cambiar tanto. Yo era una persona que tenía temor de salir del closet, como muchos decimos, porque cuando yo estaba en México, era muy peligroso si alguien sabía que eras gay porque muchas veces te acosaban o te pegaban por ser diferente.

En mi primer año en una escuela estadounidense, tenía mucho miedo porque era una nueva cultura la que tendría que enfrenta. Sin saber inglés y sin tener a nadie más que a mi hermano y a mí mamá, hice lo más que pude para aprender inglés y tener amigos. Aunque tenía buenos amigos, no me sentía completamente lleno; sentía que algo en mí estaba vacío, pero no sabía qué era. Cuando pasé al bachillerato, aprendí que el vacío que tenía era que no me identificaba con las personas a mí alrededor. Yo era diferente a todos los demás, y no en el sentido de que yo era mexicano y ellos eran americanos; sino en la manera de que yo era gay. Por mucho tiempo había negado mi sexualidad y me sentía mal de mí mismo. Le rogaba a Dios que me hiciera normal.

En mi segundo año de bachillerato, acepté mi identidad y me acepté a mí mismo. Para ese entonces mi hermano ya me había comentado que él también era gay, y mi mamá ya se había enterado. Traté de encontrar un grupo en donde yo pudiera encajar y sentirme a salvo. Acudí a un grupo que era para gays en mi escuela, sin embargo, aunque los miembros del grupo eran muy amables y amistosos, yo sentía que no encajaba. Me sentía como antes—vacío. Eso cambió cuando mi mamá, hermano, Baltazar, y yo formamos un grupo llamado Alianza Latina.

Alianza Latina es un grupo para Latinos en donde podemos expresarnos tal cual somos sin temor a ser discriminados o ser acosados. También es un lugar donde podemos hablar acerca de nuestras experiencias en nuestras vidas como gente gay. Es un lugar en donde ayudamos a personas que están confundidas con su sexualidad, o simplemente quieren personas que las escuchen y las ayuden a entender cosas que no entienden. Alianza Latina también es un lugar para adultos en donde pueden contestar las preguntas que tienen de qué significa ser diferente o gay.

Como nuestra comunidad es muy cerrada y no aceptamos facilmente a las personas que son diferentes a nosotros, y les tachamos como el bichito raro, decidí ayudar a los demás y educar a mi comunidad Latina, y al tomar el papel de coordinador de jóvenes. Sabia que podría tener un mejor impacto en los jóvenes porque yo no sería una persona adulta que les hablaría, sino un joven hablándo con otros jóvenes. Una de mis esperanzas es que nuestra comunidad hermosa Latina sea más abierta y acepte que todos somos individuales, que muchos somos diferentes y que está bien serlo, porque al fin del día todos somos iguales. Todos somos humanos.

Mi meta es luchar por la justicia y proteger a los demás. Yo sé que esta meta es muy larga y que es un camino muy duro que tengo que caminar. Sin embargo, es una meta que estoy muy orgulloso en tener, porque yo sé que algún día nuestra comunidad romperá esa idea prehistórica que una persona tiene que ser “normal” y no diferente.